Gingko biloba, medicina con acción multifacética

calendario

  9 de noviembre | Laboratorios Siegfried

El gingko biloba es el único representante vivo de las ginkgoáceas, árboles originarios de Oriente. Debido a su resistencia y propiedades milenarias, se emplea en la medicina occidental desde hace 50 años, principalmente por sus funciones antioxidantes y coadyuvantes.

Entre sus componentes más beneficiosos se encuentran los flavonoides, fitonutrientes que han sido utilizados para la protección cutánea, mejorar la función cerebral y regular la presión arterial; y los terpenoides, que ayudan a mejorar la circulación, reduciendo la viscosidad de las plaquetas.

En ese contexto, el gingko biloba tiene una acción multifacética al aumentar la capacidad del cuerpo. Se emplea principalmente para:

  • Combatir la ansiedad y reducir el estrés. Estudios sugieren que el extracto habilita al cuerpo para manejar mejor los agentes estresantes y contraatacar las hormonas causantes de estrés, como la adrenalina y el cortisol, disminuyendo los cambios drásticos de humor.
     
  • Reducir la fatiga y mejorar la concentración. Investigaciones demuestran que el gingko biloba ayuda a mantener el bienestar mental por su efecto antiinflamatorio y contribución a una circulación sanguínea normal que se asocia con el rendimiento cerebral adecuado, reduciendo la confusión, la fatiga, los dolores de cabeza y los cambios de humor.
     
  • Ralentizar la demencia degenerativa. Aunque el gingko biloba no signifique una cura definitiva de las demencias como el Alzheimer, beneficia a personas que sufren deterioro cognitivo acompañada de depresión, ayudando al rendimiento cognitivo y la memoria en etapas de vejez y adultez.

Basados en antecedentes clínicos, el gingko biloba también se utiliza para mejorar el dolor en personas con enfermedades arteriales oclusivas y para tratar desórdenes internos del oído como zumbido y vértigo.

 

Fuente: Gingko Biloba L. Monografía Oficial Instituto Salud Pública de Chile
Gingko biloba